Liverpool – Chelsea (08-11-14)

Un cielo azul sobre el frío otoño inglés

Pocos escenarios deportivos en el mundo pueden presumir de tener el ambiente y la importancia histórica que posee Anfield Road, el mítico estadio del Liverpool FC. Pese a que su equipo no está jugando bien a nivel local y europeo, los aficionados “Reds” recibieron al equipo con el emblemático “You Will Never Walk Alone”, mostrándoles a los jugadores que los apoyaban en este decisivo duelo frente al puntero del torneo.

El empuje de la afición pareció dar resultado, pues durante los primeros 30 minutos, el Liverpool practico un fútbol vistoso, ofensivo y efectivo, tal vez el mejor despliegue del equipo en lo que va de la temporada. El empuje inicial le sirvió al Liverpool adelantarse en el marcador al minuto tras un remate de Emre Can que se desvió en Cahill y dejó confundido al arquero Courtois. Pese al gol del empate de Cahill, tan solo 5 minutos después, el Liverpool siguió intentando, presionó bien por medio de Gerrard y Henderson y generaba peligro aprovechando la velocidad del joven Raheem Sterling.

A partir del minuto 30, el partido cambió. El cambio se explica en gran parte por la aparición de Nemanja Matic en el partido. Cuando el serbio se enchufo, junto con Fábregas pasaron a dominar por completo el centro del campo y a partir de ese momento, el ataque del Liverpool se desconectó por completo.

El final de la primera parte, al igual que el comienzo de la segunda, se caracterizaron por un claro dominio azul que no se podía trasladar en una ventaja en el marcador, debido en gran parte al muy buen trabajo realizado por los defensas Reds, en especial Johnson y Skrtel. A pesar de esta solidez defensiva, el Chelsea logró conseguir un merecido gol cuando Azpilicueta (la figura del partido) desbordó por la banda izquierda y disparo a puerta. El remate lo rechazo el meta Mignolet pero el rechace cayó en los pies del lagarto Costa, quien no desaprovechó el regalito y marco el 2-1 definitivo para los “Blues”. Corrían 22 minutos del segundo tiempo.

Los siguientes 22 minutos dieron paso al corazón que mando a la banca a la táctica. El Liverpool intento a diestra y siniestra conseguir el empate. Un flojísimo Balotelli dio paso a Lambert, quién genero mucho más peligro en el área rival que el joven delantero Italiano. A pesar de luchar, el marcador no se volvió a alterar y al final fue el Chelsea el que merecidamente se llevó los tres puntos de Anfield Road.

Triste semana para la hinchada “Red” que vio cómo su equipo se alejaba de la clasificación en la Liga de Campeones y también en la liga local. Por su parte, los “Blues” de Mourinho siguen con su racha de invictos en la liga, y se afianzan aún más en la primera posición. Todavía queda mucha competencia por delante, pero desde ya en Inglaterra, el cielo empieza a mostrar un leve tono azul, pese al frio invierno que ya se avecina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: